Sello de la Virgen del Rocío

de Oro 18kts

639,20
799 -20 %

Talla de anillo

Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
Imagen atributo
- +

Sello de la Virgen del Rocío en oro de 18kts, tallado en los laterales con medida del óvalo central en 11 x 13 mm.

Con disponibilidad de elección de talla para cada tamaño de dedo.

Todos nuestros sellos pueden ser grabados, sin ningún tipo de coste adicional, simplemente tiene que entrar en la pestaña de más abajo donde pone "Personalización" e indicarnos lo que desea grabar, teniendo en cuenta que los sellos que no tengan la placa lisa solo podrían ser grabados por dentro y con limitación de espacio, y los que tienen placa también tienen limitación de espacio en ella y albergan como mucho una, dos o como mucho tres letras en ella.

 

Para cualquier consulta sobre peso y calidad de los diamantes no dude en contactar con nosotros.

 

Si le surge la necesidad de averiguar cuál es su número, en este enlace ponemos a su disposición alguna que otra manera de conseguirlo.

 

Si por alguna razón pidiera su número equivocado, no se preocupe, se lo podemos cambiar a su medida sin ningún tipo de coste adicional o bien enviándonos la sortija en la que la medida es equivocada para nosotros enviarle la que nos pida, o bien yendo a nuestra tienda física en el C.C. Madrid Sur, en el 28018 de Vallecas (Madrid)

Además también en las pestañas que presentamos más abajo tiene la opción para poder mandarle su/s pieza/s de joyería o relojería perfectamente envuelta para regalo, con una bonita caja, alguna etiqueta de felicidades o incluso que diga "Te quiero", por si la ocasión lo mereciese. Sólo tiene que marcarlo y si requiere de un envoltorio especial, ya sea alguna tarjeta con mensaje o similar, indíquenoslo marcando "Información de mi producto personalizado" y seguidamente escribiendo su petición, obviamente todo esto sin ningún tipo de coste.

Referencia

SE100

Sin comentarios

La Virgen del Rocío, también conocida como "Blanca Paloma" o "La Reina de las Marismas", es una advocación mariana que se venera en el Santuario de El Rocío en Almonte (Huelva).

El Rocío, cuya historia se encuentra hoy documentada en sus aspectos más importantes, ha estado envuelta en una leyenda, como ocurre con otras muchas advocaciones, que viene recogida en la Reglas de la hermandad Matriz de 1758:

Entrado el siglo XV de la Encarnación del Verbo Eterno, un hombre que había salido a cazar o apacentaba ganado, hallándose en el término de la Villa de Almonte, en el sitio llamado de La Rocina (cuyas incultas malezas le hacían impracticables a humanas plantas y sólo accesible a las aves y silvestres fieras), advirtió en la vehemencia del ladrido de los perros, que se ocultaba en aquella selva alguna cosa que les movía a aquellas expresiones de su natural instinto. Penetró aunque a costa de no pocos trabajos, y, en medio de las espinas, halló la imagen de aquel sagrado lirio intacto de las espinas del pecado, vio entre las zarzas el simulacro de aquella Zarza Mística ilesa en medio de los ardores del original delito; miró una Imagen de la Reina de los Ángeles de estatura natural, colocada sobre el tronco de un árbol. Era de talla y su belleza peregrina. Vestíase de una túnica de lino entre blanco y verde, y era su portentosa hermosura atractivo aún para la imaginación más libertina.

Hallazgo tan precioso como no esperado, llenó al hombre de un gozo sobre toda ponderación, y, queriendo hacer a todos patente tanta dicha, a costa de sus afanes, desmontado parte de aquel cerrado bosque, sacó en sus hombros la soberana imagen a campo descubierto. Pero como fuese su intención colocar en la villa de Almonte, distante tres leguas de aquel sitio, el bello simulacro, siguiendo en sus intentos piadosos, se quedó dormido a esfuerzo de su cansancio y su fatiga. Despertó y se halló sin la sagrada imagen, penetrado de dolor, volvió al sitio donde la vio primero, y allí la encontró como antes. Vino a Almonte y refirió todo lo sucedido con la cual noticia salieron el clero y el cabildo de esta villa y hallaron la santa imagen en el lugar y modo que el hombre les había referido, notando ilesa su belleza, no obstante el largo tiempo que había estado expuesta a la inclemencia de los tiempos, lluvias, rayos de sol y tempestades.

Poseídos de la devoción y el respeto, la sacaron entre las malezas y la pusieron en la iglesia mayor de dicha villa, entre tanto que en aquella selva se le labraba templo. Hízose, en efecto, una pequeña ermita de diez varas de largo, y se construyó el altar para colocar la imagen, de tal modo que el tronco en que fue hallada le sirviese de peana. Aforándose aquel sitio con el nombre de la Virgen de Las Rocinas.

Información de mi producto personalizado
GRATIS
Incluir envoltorio para regalo, caja o bolsa apropiada para el producto
GRATIS